La estación por Juan Plata

24

Abr 17

0

LA ESTACIÓN

Llevaba ya muchos años esperando llegar a la estación; años de alcohol y más alcohol, y una dejadez que me ponía enfermo porque había intentado dejar de beber tantas veces que sentía como mis fuerzas se agotaban.

Sí, estaba llegando a la estación y se me ofrecía la posibilidad de perderme por alguna que otra vía muerta o estacionar el tren, mi tren, mi vida en algún andén con la posibilidad de proseguir ese viaje, pero para eso debía estar fuerte y en condiciones y no ser un despojo empapado en alcohol, sin memoria y acobardado por un horizonte más que tenebroso.

Tenía más años que Matusalén y creía que a mi edad ya no podía cambiar, que solo podía esperar consumirme en una de las vías muertas que poblaban la estación, eso es, acabar mis días con la mente corroída y el cuerpo agarrotado y envejecido. ¿Era eso lo que quería realmente o dar un golpe de timón, de una vez por todas, a los años que tenía por delante? Antes de proseguir o perderme en una estúpida vía muerta sin posibilidad de retroceso, opté por descender al andén y pasear y clarificar mi mente. Y paseé y paseé hasta el punto de aceptar mi pasado y hacerlo plataforma para el futuro, y en mis paseos olvidé el sabor del alcohol hasta llegar a ignorarlo.

Tomé un tren con muchas estaciones y muy concretas y me dirigí, por qué no, al infinito.

P.D. Creo que el andén por donde me paseaba se le conocía por Proyecto Hombre. Me ayudó mucho.

 

Juan Plata

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR