#Buenamente, la nueva campaña de Proyecto Hombre centrada en el buen uso de la tecnología

22

Nov 19

0

La Asociación Proyecto Hombre ha presentado hoy su nueva campaña de sensibilización #Buenamente, centrada en el buen uso de la tecnología. #Buenamente toma como referencia a la artista Rosalía para hacer una variación de su videoclip más reconocido “Malamente”, pero con unas madres que bailan y cantan en su lugar, intentando ponerse en el lugar de la hija de la protagonista.

Muchas veces los padres nos sentimos perdidos a la hora de comunicarnos con nuestros hijos e hijas, y más aún cuando se trata de nuevas tecnologías. Además, se quiere subrayar la importancia de valores como la familia, la educación y la comunicación”, explica Elena Presencio, directora general de la Asociación Proyecto Hombre.

Ante la creciente demanda de ayuda por parte de madres y padres para enfrentarse a situaciones cotidianas con sus hijos e hijas adolescentes y mejorar la comunicación intrafamiliar, Proyecto Hombre pone a su disposición Proyecto Joven, un programa especializado en prevenir o tratar problemas de comportamiento, así como el consumo incipiente de sustancias o el uso problemático de tecnologías.

En 2018 Proyecto Hombre atendió a 2.150 adolescentes a través de Proyecto Joven, de los cuales un 63% eran menores de edad. La mayoría acuden acompañados por sus familias, quienes son un pilar fundamental en el proceso. El perfil de la persona joven que se atiende en Proyecto Hombre es muy variado, con distintos problemas de comportamiento o con inicios de consumo de sustancias.

No obstante, en los últimos años se viene dando un leve incremento de jóvenes con problemas de uso de tecnología. “Por el momento no creemos que haya que ser alarmista en cuanto a los problemas de uso de tecnología. Pero es necesario trabajar en prevención para evitar problemas mayores”, indica Alfonso Arana, presidente de la Asociación Proyecto Hombre.

Proyecto Hombre es especialista en prevención en distintos ámbitos y anualmente alcanza a unas 100.000 personas. Además cuenta con una Escuela de Familias, un espacio de formación online y gratuito destinado a fomentar, desde el ámbito familiar, valores, recursos y estrategias que favorezcan la prevención de conductas de riesgo. Está dirigido principalmente a familias con adolescentes, que desean recibir información sobre comportamientos de riesgo y las formas de intervención para evitar o retrasar el consumo de sustancias.

Claves para evitar futuros problemas

La campaña #Buenamente ofrece unas claves –elaboradas en colaboración con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), a través de la iniciativa Internet Segura for Kids dirigidas a familias relacionadas con el uso de las TIC y los/las adolescentes (documento adjunto). El objetivo principal es promover un uso responsable de las TIC y adecuado a la edad y madurez del o la menor a través de diez pautas con las que se aspira a mejorar la comunicación intrafamiliar y evitar futuros problemas de comportamiento.

Como se indica desde el decálogo, “no se trata de prohibir el uso de las TIC, sino de enseñarles a utilizarlas de manera controlada y segura, sustituyendo los hábitos inadecuados por otros más positivos y que esto les permita aprovechar todas las ventajas que ofrece la tecnología”, señala Elena Presencio.

“Las TIC pueden tener importantes beneficios educativos y comunicativos, pero el uso inadecuado o abusivo puede generar consecuencias negativas para las personas”, añade Alfonso Arana. Por ello, otro de los objetivos es fomentar un patrón de uso controlado, haciendo que internet se convierta en una herramienta con diferentes funciones pero sin que llegue a interferir con otras actividades ni generar problemas de relaciones interpersonales.

De las 2.150 personas que en 2018 acudieron a Proyecto Joven, un 8,5% presentaba problemas con las tecnologías, la mayoría por problemas de uso con las redes sociales e internet. Uno de esos casos es el de Dani, un joven de 16 años que desde los 14 comenzó a preocupar a sus padres por su comportamiento. Su hermana, de 15, también les preocupó poco después. Según cuenta su madre, el principal problema que tenían sus hijos estaba relacionado con Instagram, aplicación de la que hacían un uso excesivo. “El conflicto surgía cuando les retirábamos el móvil”, recuerda.

Nayibe, madre de los dos menores, no sabía que en Proyecto Hombre ayudaban a jóvenes y familias. “Lo escuché en un taller para padres e hijos en el instituto hace dos años. Entonces mi marido no lo veía como un problema, hasta que un tiempo después su visión cambió”, explica. En junio de este año decidieron acudir con sus hijos a Proyecto Hombre, donde dice que se sintieron muy cómodos porque “allí no se habla del problema que tiene cada persona, sino de cómo solucionarlo”. Ahora continúan en el proceso y asegura que desde que comenzaron “la situación ha mejorado mucho”.

Tags:

Dejar un comentario


CAPTCHA Image
Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlama ahora