El Cánnabis

01

Jul 14

0

Man rolling a cannabis joint

El cánnabis es una droga que se extrae de la planta Cannabis Sativa. Su resina, hojas, tallos y flores son los elementos que se utilizan en la elaboración del hachís, el aceite de hachís y la marihuana. El hachís se obtiene a partir de la resina almacenada en las flores de la planta hembra, mientras que la marihuana proviene de la trituración de las flores, hojas y tallos secos. Por su parte, el aceite de hachís es el resultado de la extracción de resinas de las plantas de Cannabis con un disolvente orgánico.

Sus efectos sobre el cerebro son debidos principalmente a uno de sus principios activos, el Tetrahidrocannabinol o THC, cuyas proporciones varían en función del producto. El THC cuenta con algunos componentes muy similares a los que se encuentran en las sustancias que las neuronas producen para comunicarse entre sí, lo que facilita que, tras su consumo, el THC se una rápidamente a los receptores de las neuronas, provocando así graves alteraciones del cerebro.

Existen dos formas de consumir el cannabis: Fumado (efectos inmediatos que perduran dos y tres horas) y por vía oral (los efectos aparecen entre los 30 minutos y las dos horas y pueden llegar a durar hasta horas).

España sigue siendo el tercer país de la Unión Europea en el que más cánnabis se consume, según un estudio de 2013 elaborado por el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT). Según la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES) 2011-2012, que elabora la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas cada dos años, el 27,4% de los adultos españoles han consumido cánnabis alguna vez en su vida, sobre todo en forma de hachís. En el sector más joven (15-24 años) el consumo de esa sustancia alcanza al 14,7% de la población.

EFECTOS A CORTO PLAZO

–      Distorsión sensorial, relajación, somnolencia y sensación de lentitud en el paso del tiempo.

–      Mala coordinación de movimientos, empeoramiento del tiempo de reacción y disminución de la capacidad de atención.

–      Dificultades para pensar y solucionar problemas.

–      Disminución de la memoria y la voluntad.

–      Desinhibición y alegría desmedida.

–      Aumento del ritmo cardiaco y la tensión arterial.

–      Sequedad de boca y enrojecimiento ocular.

EFECTOS A LARGO PLAZO

–      Supresión del sistema inmunológico: disminución de la resistencia a enfermedades comunes.

–      Propensión a enfermedades pulmonares y respiratorias: bronquitis crónica, enfisema pulmonar y cáncer de pulmón.

–      Alteración del sistema cardio-circulatorio (taquicardias y arritmias).

–      Trastornos de crecimiento.

–      Dificultades en el estudio: se reduce la habilidad para aprender y retener información, lo que se traduce en peores resultados académicos y abandono prematuro de los estudios.

–      Reducción de la capacidad sexual.

–      Trastornos emocionales (ansiedad, depresión, apatía, adormecimiento, falta de motivación) y de la personalidad.

Tags:

Dejar un comentario


CAPTCHA Image
Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies