Tratamiento Intrapenitenciaria Terapéutico-Educativo

13

Mar 14

0

Desde 1997, Proyecto Hombre Madrid trabaja en el Módulo 14 de esta prisión, gestionando la Comunidad Terapéutica. Es un módulo de hombres y mujeres, con capacidad para 70 personas. El objetivo principal es trasformar la realidad penitenciaria, eliminando la subcultura carcelaria y la violencia, para convertir la prisión  en un verdadero espacio educativo.

Para poder acceder a este área, el interno comienza el proceso en el llamado  Módulo Ordinario, asignado de manera inicial por los profesionales de la Prisión de Soto del Real. La instancia, documento a través del que se articulan todas las decisiones del recluso durante su condena, será la encargada de solicitar su traslado al Módulo Terapéutico.

Si hay una plaza libre en el módulo y el interno demuestra una motivación real para dejar el consumo de drogas, además de reunir una serie de requisitos penales, como por ejemplo, tener una condena inferior a dos años, es admitido. Llegará entonces al carril de salida de la drogadicción, realidad asfixiante para una amplia mayoría de  los internos en cárceles españolas, según las Memorias de Instituciones Penitenciarias.

Compañerismo

Los reclusos con más antigüedad de la Comunidad Terapéutica son los encargados de hacer la labor de seguimiento y apoyo a los recién llegados. Además, como señala Carolina Gallego, directora del Módulo 14, “son los propios internos los que organizan el  trabajo en los sectores. Ellos mismos se encargan de la limpieza, la lavandería, las tareas de mantenimiento, administración…”. El valor de la solidaridad  también se hace presente en las celdas por parte de los reclusos que recaudan fondos para que sus compañeros fumadores sin dinero puedan abrir un paquete de tabaco cada tres días.

Actividades:

Escuela de Tenis en el módulo de Proyecto Hombre en el Centro Penitenciario de Soto del Real

tenisGracias a un convenio de colaboración entre la Fundación del Tenis Madrileño y Proyecto Hombre Madrid, los internos del módulo penitenciario de Soto del Real,  pertenecientes a la comunidad terapéutica que Proyecto Hombre gestiona allí, tienen la posibilidad de recibir clases de tenis. Esta iniciativa, dentro del programa “Proyecto Tenis, Prevención en Drogodependencias”, se practica todos los martes y tiene gran acogida entre los internos, contribuyendo de manera directa  a mejorar  el proceso de reeducación y resocialización de las personas privadas de libertad. Educativo, porque vivencian a través del tenis valores que no tenían o que habían perdido, como la superación, el respeto, la importancia del trabajo en equipo, la auto-eficacia, la cooperación, o la integración. Y el aprendizaje de estos valores  favorece la socialización y el respecto por las normas que antes ignoraban. A través del tenis, se está favoreciendo con claridad el proceso de rehabilitación de la drogodependencia, prevención en el consumo de drogas e incluso la reinserción social posterior de todo el módulo implicado.

Invernadero y huerto en el Módulo 14 de la Comunidad Terapéutica del Centro Penitenciario de Soto del Real

taller_reclusosProyecto Hombre Madrid organiza la actividad del huerto e invernadero del módulo penitenciario de Soto del Real. Los internos realizan trabajos de cultivo y cuidado de las plantas con entusiasmo y motivación.

El objetivo principal de esta actividad es transformar la prisión en un verdadero espacio educativo,  donde los reclusos fomenten valores y conocimientos para coexistir armónicamente con el medioambiente. Asimismo, desarrollan habilidades sociales que les enseñan a relacionarse y a convivir con los demás: Respeto, toma de decisiones y trabajo en equipo. Y también refuerzan competencias sociales como la empatía, las normas y la tolerancia.

Al igual que las otras actividades desarrolladas en la comunidad terapéutica, las tareas que implica cuidar el invernadero y el huerto, favorecen la reeducación y resocialización de los reclusos.

Todas las plantas sembradas por los internos del Centro son puestas a la venta en el Mercadillo de Soto del Real una vez a la semana. Este espacio de venta supone la posibilidad de dar salida al trabajo que realizan diariamente.

Me llamo Javier, soy un interno del Centro Penitenciario Madrid V. Hace un año que vivo en el Módulo Terapéutico que Proyecto Hombre Madrid tiene en la prisión. Seguir el programa no es fácil.  Ha sido duro responsabilizarme de los errores que cometí y trabajar en ello todos los días. Pero me siento privilegiado. Es un lujo tener un lugar así dentro de una prisión. Contamos con un grupo de profesionales con mucha experiencia, respetuosos con nuestra situación, muy humanos y competentes. Confío en las personas que trabajan aquí, y eso me facilita mucho mi trabajo personal. Son claros y duros cuando tienen que serlo, pero siempre cercanos y comprensivos. Ha sido importantísimo para mí lo logrado en este tiempo. Voy conociéndome, admitiéndome y perdonándome. Sé que al final todo depende de mí. Pero todo esto hubiera sido imposible en un módulo normal y sin el apoyo de esta gente.  Para nosotros es imprescindible disponer de un espacio como este, libre de drogas,  que faciliten nuestro cambio. Y es imprescindible contar con la ayuda de los profesionales que nos acompañan y nos guían para intentar volver a tener una vida normal.
J.A.R.
23 años
Interno del Centro Penitenciario Soto del Real

Dejar un comentario


CAPTCHA Image
Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies